domingo, 26 de diciembre de 2010

La Ley o la Autonomía. Lo que nos deja el 2010


El año 2010 quedará registrado y recordado, como el año mas caótico y penoso para nuestra universidad, desde su retorno a la vida institucional autónoma y democrática en el año 2000, aunque nos embargue la vergüenza, es necesario decirlo y tenerlo siempre en cuenta, si acaso se tiene la voluntad de que algo así no vuelva a ocurrir.

Lo que empezó como un combate idealista e integrador por la democracia universitaria, (dada la suspensión de las elecciones desde 2009), que logró articular en un solo grito a diversas agrupaciones estudiantiles, en algunos casos hasta adversarias; terminó en un lío de hombres vetustos de saco y corbata, que lejos de dar alguna muestra de ejemplo, fueron pateando el tablero en la medida en que las situaciones se tornaban desfavorables para un lado o para el otro.

Asi pues, los estudiantes se encuentran en una patética encrucijada, entre los hombres que luchan por la aplicación de “la Ley”, contra los otros que defienden la “Autonomía”, es decir, un combate jalado de los cabellos, donde ninguna de las partes esta dispuesto a dar su brazo a torcer, y donde los únicos perjudicados son los estudiantes y los egresados.

¿Es acaso posible tomar posición en una plataforma así?, sería una insensatez invocar a la neutralidad, pues la indiferencia no conduce a ningún lado, no obstante, al parecer los grupos en disputa no quieren darse cuenta del profundo daño que están haciendo, no solo a nivel de imagen institucional, sino en el fortalecimiento del desencanto juvenil, que se van formando una idea errónea de la democracia y su inutilidad para resolver este tipo de problemas. Es decir, que esto ya no es una simple y temporal disputa electorera, sino la anomia absoluta, un caos que no termina.

Así, quienes defienden y demandan la aplicación de la Ley, se muestran conformes con la intervención de nuestra universidad desde la ANR, por ser el último recurso para imponer el orden en ella, una posición defendida por la mayoría de docentes y trabajadores administrativos, al darse por enterados que el Congreso de la Republica, a través de la Comisión de Educación había dispuesto dar las facultades para instalar una Comisión Reorganizadora por el lapso de 02 años y el cese de las funciones de todas las autoridades y funcionarios; frente a esto la intervención de la ANR representa el mal menor para muchos, la misma que se ha instalado con muchas dificultades mediante una Comisión de Orden y Gestion UNFV.

Ahora, quienes defienden la Autonomía, los autoproclamados autoridades de la universidad por si mismos, y que nos han llevado hasta estos limites vergonzosos sostienen, que ninguna manera se puede atentar contra su derecho a gobernar como les de la gana, y frente a esto no se puede ser mas enfático y tajante para señalar que la Autonomía Universitaria no se puede instrumentalizar de una manera tan descarada, esto no tiene ninguna correspondencia con el espíritu que contiene este derecho. La autonomía por la que se lucho a principios del siglo XX y que se sigue tratando de mantener hasta la fecha, es la que defiende la libertad de pensamiento, manifestación y expresión, la que nos mantiene ajenos de los caprichos de los gobiernos de turno, la que garantiza la libre de realización de mecanismos que nos lleven al cumplimiento de nuestro objetivos, y por supuesto la que avala la legalidad y legitimidad de nuestra forma de gobierno universitario. Lo que existe aquí es una extraña distorsión de este derecho, donde defender la autonomía es sinónimo de defender el puesto de poder.

Lo anecdótico de todo esto, es que quienes defienden hoy la imposición de la Ley, son los mismo que votaron hace cinco años por los que se aferran hoy al cargo, y los que ahora luchan por sacarlos, de ahí que en la nueva lista de autoridades designadas veamos muchos nombres conocidos y sin muchos aires de renovación o replanteamiento de las políticas que rigen nuestra institución, estamos pues, frente a un recambio de personas no de sistema, de sujetos inmersos dentro de un circulo vicioso que aquejan no sólo a la Villarreal, sino también a todas las universidades publicas del país. No obstante, aunque sea o por lo menos, ese recambio es mejor que seguir manteniéndonos en la anarquía.

Como historiador se puede decir, que no hay nada mas rutinario en nuestra historia institucional en general, que el caos y la intervención en salvaguarda del orden y de un sistema obsoleto, es la naturaleza de nuestra cultura política. Como demócrata, no queda mas que aceptar el mal necesario de la intervención, que no hace mas que demostrar nuestra incapacidad para autogobernarnos, para lograr consensos o para lograr cambios sustantivos sin perjudicar a los estudiantes.

El retorno de una comisión externa a la Villarreal, coincide con el fallecimiento del Arq. Santiago Agurto Calvo, catedrático multifacético que presidio la primera Comisión Reorganizadora de la Villarreal en la década de los `90, en un contexto muy complicado y altamente politizado, un hombre cuyos méritos no solo están en el ámbito de la ingeniería y la arquitectura, sino también en la política, las letras y la cultura peruana; un hombre que se fue de este mundo dejando una “obra inconclusa” en la Villarreal, un edificio con bases de barro, una democracia sin demócratas, una generación que hoy en día gobierna y que lamentablemente no tiene grandes aspiraciones, que se contenta con lo poco que tiene y que vive de la política.

Si estamos repitiendo el mismo plato, es porque no hemos aprendido ni sabemos nada de la experiencia anterior, porque nada quedo de la misma, mas que los recuerdos parcializados de quienes vivieron esa época y quizá lo único bueno que dejará este año, será la cuantiosa información de la que se dispone sobre este proceso, documentos, testimonios, fotos, audios y videos que dan cuenta de casi todos los hechos ocurridos y que fueron compartidos a través de las redes sociales, foros, paginas web y bloggers, los mismos que contribuyeron al fortalecimiento de una opinión publica villarrealina, que hizo presión, se manifestó, marcho y se enfrentó al problema, y como no, a la construcción de una memoria colectiva, para que una situación así, espero, nunca más vuelva a repetirse.

Por último, no faltaran quienes nos priven de la palabra, por no haber continuado desde este espacio la defensa de la Ley, y frente a ello, mal se haría en negar la posición firme y consecuente de blogs como La verdad ante todo, Exp-Villarreal, Ci.Qantu-UNFV, ForoUNFV, entre otros, o la del profesor Mitrovich, cual reportero universitario informaba y difundía sobre los sucesos, pero cuya decisión de asumir por encargo la dirección de la Facultad de Humanidades no ha sido acertada. Pero mas allá de eso, no me queda mas que extender las disculpas del caso, y escribir aprovechando el feriado largo de las fiestas navideñas, lo que hace mucho tiempo quería expresar.

Dejo aquí los links, de videos, audios y articulos de los sucesos, que estoy seguro en el futuro para algo servirán. :-)

La Villarreal en los medios






Declaraciones del "Rector" de la UNFV

Declaraciones del Presidente de ANR sobre la Villarreal

Protestas en el local central

Protesta en el anexo 8

Convocatoria a planton al rectorado

Visita de congresista Hilaria Supa y representantes de la ANR al Rectorado

Represion policial

Protesta de docentes unfv

Forma de trabajo del Comite electoral de la unfv

Planton de docentes frente a la ANR